Es a través de actividades lúdicas generadoras de movimiento y despliegue corporal, que se interiorizan y comprenden nociones básicas tales como: diferenciar colores, reconocer el espacio y estimular la coordinación óculo-manual.

El incremento del uso de cada parte del cuerpo, genera una mejor funcionalidad del mismo propiciando una mayor adaptación al mundo que nos rodea. Y, de este modo, se favorecen los vínculos cooperativos y relaciones de respeto consigo mismo y con los demás.

A través de éstas actividades, generamos mejoras en la calidad de vida de nuestros concurrentes.